96 143 46 95 | PRIMERA VISITA GRATUITA
Abogados Lares, Especialistas En Familia Y Custodia Compartida
Abogados Lares, especialistas en familia y custodia compartida

Modificar la pensión de alimentos – 5 cuestiones básicas – Lares Abogados en Llíria y Manises

Post Series: Pensión de alimentos

ABOGADOS FAMILIA | En derecho, los temas de familia y custodia suscitan muchas dudas. La complejidad de la materia viene porque cada caso conlleva unas situaciones, y a la hora de tomar decisiones, se busca la solución menos perjudicial para todos.

Desde Lares Abogados Llíria y Manises, te explicamos hoy 5 cuestiones sobre la modificación de la cuantía de la pensión de alimentos para los hijos.

1. ¿Debe incrementarse la pensión de alimentos de los hijos automáticamente según van cumpliendo años?

No por sistema. El hecho de que los hijos crezcan no supone por sí sólo, una razón de peso para modificar al alza la cuantía de la pensión de alimentos tras una separación o divorcio, (o el fin de la convivencia de padres no casados).

No obstante, ello no significa que a medida que  los niños se hacen mayores, sus necesidades económicas puedan incrementarse, pero en primer lugar habrá que determinar si se trata de gastos extraordinarios (imprevisibles, no periódicos y/o excepcionales) o son realmente una necesidad básica, por ejemplo, en la educación del menor.

El Código Civil, en su artículo 90 sí recoge esta posibilidad, donde se prevé la modificación de medidas al alterarse las necesidades de los hijos beneficiarios de la pensión de alimentos o cuando exista un cambio en las circunstancias de los progenitores.

Por tanto, el hecho de cumplir años los hijos no significa un aumento progresivo de la cuantía de la pensión de alimentos, sino que requiere una justificación concreta de cuáles son los gastos a cubrir.

Todo ello, deberá enmarcarse dentro de las circunstancias que justifiquen mantener la pensión a los hijos y no se den los supuestos previstos para la finalización de la pensión de alimentos.

 

2. Mi ex tiene la custodia individual de mis hijos y el uso de la casa. Su nueva pareja se ha mudado allí. ¿Puedo pagar menos en la pensión de alimentos de mis hijos? 

Esta situación se da con asiduidad, ya que tras la ruptura y divorcio, sucede con frecuencia que al rehacer su vida, la nueva pareja entra a formar parte de un nuevo núcleo familiar, que en ocasiones se solapa con las medidas adoptadas en el acuerdo o sentencia de divorcio.

Convivir con nueva pareja no reduce automáticamente la pensión de alimentos

Por sí solo, el hecho de que tu ex tenga una nueva pareja y se mude a la casa que tiene atribuida, no es suficiente para modificar lo pactado o dictado en sentencia judicial, al ser algo aparte de las relaciones familiares, sobre todo, si las necesidades de los hijos menores o las posibilidades económicas de los padres no han variado sustancialmente.

Por tanto, convivir con la nueva pareja después del divorcio, no es causa para cambiar la atribución de la vivienda ni modificar las obligaciones económicas como pensión de alimentos en favor de los hijos. La obligación de alimentar a los hijos es anexa a la convivencia del progenitor con otra persona.

Los ahorros derivados de vivir con nueva pareja sí pueden reducir la pensión de alimentos

Sin embargo, esa nueva convivencia con la nueva pareja en la vivienda que era del matrimonio, y que ha sido atribuida al padre o madre que tenga la custodia de los hijos, puede suponer un beneficio al padre residente.

Un ejemplo claro es el posible ahorro que puede tener al compartir gastos habituales como suministros, la comunidad de propietarios, Impuesto de Bienes Inmuebles, impuesto por retirada de basura, etc.

Al conseguir esos ahorros, y por tanto rebajar sus obligaciones económicas, el padre o madre que tenga la custodia y conviva con su nueva pareja, puede disfrutar de mayor capacidad económica, y por tanto, aliviar el importe de la pensión de alimentos que paga el otro progenitor, padre no custodio, ya que la obligación de prestar alimento recae sobre ambos progenitores, y no sólo sobre el que paga la pensión alimenticia.

 

 3. Mi ex-pareja ha dejado su trabajo y dice que ahora no puede pagar la pensión de alimentos. ¿Puede pagar menos o dejar de pagarla?

No, no puede reducirse o eliminarse la pensión de alimentos cuando sean por causas sobrevenidas de forma voluntaria, ya que podría ser un elemento para modificar o distorsionar unilateralmente las circunstancias personales del progenitor que debe pagar la pensión a los hijos.

Dicha pensión de alimentos es una obligación de ambos progenitores, pues tanto el padre o madre que tiene la custodia como el que no, están obligados a costear los gastos elementales de sus hijos tras el proceso de separación o divorcio.

 

4. He tenido un hijo con mi nueva pareja. ¿Debo seguir pagando la misma cantidad por la pensión de alimentos de mis hijos anteriores?

Este tema es bastante complejo, y como en casi todo en el campo del derecho de familia, hay que estudiar las circunstancias personales de cada caso, pues existen diversas corrientes que hacen declinar la balanza para uno u otro lado.

Los argumentos sobre la modificación de la pensión

Obviamente, si el padre o madre obligado al pago de la pensión de alimentos, tiene otro hijo fruto de una nueva relación, deberá atender a nuevos gastos dentro del nuevo núcleo familiar, lo que reduciría la capacidad económica del progenitor. Es evidente que las necesidades del nuevo hijo no pueden ser desatendidas, pues no puede estar en condiciones de desigualdad frente a los anteriores.

Del mismo modo, se entiende que el nacimiento de un nuevo hijo es un hecho premeditado y voluntario. Siendo así, no debería perjudicar a los hijos beneficiarios de la pensión.

Por tanto, parece que el punto de encuentro de halla en la afirmación de que el hecho de tener un nuevo hijo, por sí sólo, no es un motivo suficiente para alterar la cuantía de la pensión de alimentos de los hijos de una relación anterior.

Para poder hacerlo, habría que estudiar si el nuevo hecho, provoca una situación que altere la capacidad económica del padre o madre alimentante y resulte imposible cubrir las necesidades de todos los hijos con la misma cuantía.

Qué suelen opinar los Tribunales sobre la reducción de la pensión de alimentos

Todo ello supone, por una parte, que todos los hijos son, según la Constitución Española, iguales ante la Ley. Por ello, disponen del mismo derecho a recibir alimentos del padre o madre obligado a ello, sin poder hacerse distinciones en favor de los hijos anteriores o del hijo nacido recientemente.

Pero dado que la obligación de proporcionar alimento y necesidades básicas recae sobre ambos progenitores, padre y madre, es preciso conocer cuál es la nueva situación en la pareja, y comprobar si la nueva esposa o pareja, también madre del nuevo niño, tiene posibilidades económicas o patrimoniales para contribuir a la alimentación, o si toda la obligación recae sobre el progenitor ya obligado al pago de pensión de alimentos.

 

Un ejemplo aclaratorio sobre la reducción de la pensión de alimentos

Un padre, casado nuevamente, acaba de tener un hijo, que se une a los dos que tiene de un matrimonio anterior.

Por sí mismo, el hecho de que nazca un nuevo hijo no supone que automáticamente deba reducirse la pensión de alimentos de los hijos anteriores.

Primero de todo, debe analizarse si la capacidad económica del padre, que venía obligado al pago de la pensión antes de tener otro hijo, se ha modificado. De ser así, y si ésta es ahora insuficiente para costear simultáneamente, tanto los nuevos gastos del matrimonio actual como las obligaciones anteriores.

En caso de que así sea, y que el nacimiento suponga una modificación sustancial de la situación anterior, existe una disminución del poder adquisitivo del padre, por lo que puede ser necesario alterar las condiciones pactadas.

Todo ello con la intención de que cada uno contribuya en base a sus posibilidades y que los hijos menores, tanto los anteriores como el nacido recientemente, no sean perjudicados en ningún momento.

 

5. Me han comunicado una deuda con Hacienda y me van a embargar los próximos meses. ¿Puedo pagar menos en la pensión de alimentos de mis hijos?

El hecho de tener deudas con Hacienda o de cualquier otra clase no exime al padre o a la madre de cumplir con la obligación de pagar la pensión de alimentos. Este compromiso prevalece sobre otros gastos o deudas que pueda tener el progenitor que no tiene la custodia, pues la alimentación, casa, ropa y otros gastos básicos de los niños, no pueden abandonarse.

Si bien las deudas con la Hacienda Pública no deben excusarse, el padre o madre debe buscar soluciones de pago de sus deudas, a partir de cubrir las necesidades básicas de sus hijos.